Grupo en Telegram

Prueba superada: Artemis I y la colonización del espacio

El Siglo 21 es Artemis I - El Siglo 21 es Hoy

Escúchalo también en Spotify: https://ift.tt/SDYzWxQ 


Artemis I regresa de la Luna

¡Súmate a la conversación sobre la exitosa misión de Artemis I a la Luna! Escucha este pódcast para conocer la misión, la cápsula y el cohete.

La misión Artemis I es crucial para avanzar en nuestros esfuerzos para explorar y colonizar el espacio interestelar.

  • En primer lugar, marca el regreso de la NASA a la Luna después de más de 50 años.
  • Esta misión sirve como un ensayo para futuras misiones tripuladas a la Luna, incluyendo la misión Artemis II, que llevará astronautas a la órbita lunar, y la misión Artemis III, que tiene como objetivo establecer una base permanente en la Luna.
  • Además, la misión Artemis I también ayudará a desarrollar tecnologías necesarias para llevar a cabo estas futuras misiones, como sistemas de retorno a la Tierra y de soporte vital para la tripulación.

En este episodio aprenderemos sobre el éxito de la misión Artemis I

Los humanos preparamos el regreso a la Luna.

Hace casi 5 décadas el programa espacial tripulado Apolo de la NASA logró llegar a la Luna.

Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad” fue la frase que pronunció el astronauta norteamericano Neil Armstrong cuando pisó la Luna y plantó una bandera de los Estados Unidos fuera del planeta Tierra.

El programa Apolo movilizó a cerca de 400.000 personas y contó con una inversión de lo que hoy probablemente serían más de 100.000 millones de dólares para llevar a 12 personas a la Luna. El viaje a la Luna, más que un fin en sí mismo, fue la forma de mostrarle al mundo quién pondría la música que marcaría el ritmo de la agenda política internacional para el resto del siglo 20.

Para la historia de la humanidad la exploración del espacio acaba de comenzar, y aún hay muchos descubrimientos por hacer. Los desafíos técnicos, financieros y logísticos son enormes a la hora de embarcarse en esta clase de viajes. Un regreso a la luna no sólo requiere tecnología avanzada, sino también recursos económicos significativos para financiar los costes operativos. Además, frente al desafío global en forma de cambio climático o la pandemia mundial, que conllevan problemas inmediatos similares o potencialmente mayores sobre el futuro humanidad, un regreso a la Luna podría no considerarse prioridad. Pero Artemis I nos volvió a poner en modo “humanos en la Luna”.

Desde 1972, los humanos no hemos vuelto a la Luna. ¿Por qué razón? Fue en ese año cuando Gene Cernan de la misión Apolo 17 tuvo que partir del satélite durante su última misión tripulada. ¿Por qué no hemos vuelto?

A finales de los años 60, el mundo había cambiado drásticamente desde la Segunda Guerra Mundial. Durante este famoso período de la Guerra Fría, las superpotencias nacionales de Estados Unidos y la URSS rivalizaban entre sí a través de un capítulo ambicioso: una carrera espacial en la que buscaban demostrar su poderío tecnológico al llegar a la Luna. Esta competencia determinaría quién iba a reinar en la Tierra.

Es muy probable que la explicación más simple para no haber vuelto desde 1972 a La Luna sea que no hay necesidad. El programa Apolo fue costoso pero fructífero en muestras de material lunar para estudiar por generaciones sin volver a ir.

12 personas han pisado la superficie lunar, comenzando con Neil Armstrong y terminando con Gene Cernan. Todos los alunizajes ocurrieron entre julio de 1969 y diciembre de 1972 como parte del programa Apolo. Todos fueron de los Estados Unidos y de ningún otro país o agencia espacial.

Pero sigue pendiente el sueño básico, recordado recientemente por Bill Nelson, administrador de la NASA: "Vamos a volver a la Luna para aprender a vivir, a trabajar, a sobrevivir".

La NASA ya está en camino de nuevo a la Luna.

Misión, cápsula y cohete

La misión no tripulada de la NASA Artemis I, despegó con éxito el miércoles 16.11.2022 desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral (Florida) tras intentarlo cuatro veces.

El primer intento de lanzar Artemis I fue el 29 de agosto de 2022, pero un mal funcionamiento en el tercero de los cuatro motores RS-25 impidió el despegue. Por lo tanto, tuvo que ser reprogramado para el 3 de septiembre.

El tres de septiembre, tuvieron otro problema técnico debido a una fuga de combustible, por lo que el lanzamiento fue postergado.

El 24 de septiembre, la NASA tuvo que posponer el evento debido al mal tiempo, ya que el huracán Ian azotaba el norte del mar Caribe, donde se esperaba que despegue el cohete 🚀.  La tormenta tropical Nicole también causó un retraso en la misión, que quedó programada para el 16 de noviembre.

La nave despegó llevando maniquíes para recopilar datos para ayudar a futuras tripulaciones.

Voló cerca de la Luna, a casi 100 km de su superficie, y luego entró en una órbita lunar lejana a cerca de 61,000 kilómetros del satélite de la Tierra, un lugar donde ninguna otra cápsula apta para tripulación se ha aventurado. La nave despegó de Cabo Cañaveral, como una integración entre el cohete SLS y la cápsula para tripulantes Orión. Esta última regresó de forma exitosa el domingo 11 de diciembre de 2022 tras 25 días de viaje y dio cierre a la histórica misión no tripulada Artemis I, que circunnavegó la Luna y es la punta de lanza de un programa con el que la NASA planea fijar una presencia permanente en el satélite terrestre.

La nave alcanzó la atmósfera terrestre mientras volaba a 40.000 km/h, una velocidad 32 veces superior a la del sonido, desde una altura de 122.000 metros. Estaba a una temperatura de 2.800 grados celsius, la mitad de lo que se encuentra en la superficie del Sol, para probar el escudo térmico de cinco metros de ancho. Finalmente, aterrizó en el Océano Pacífico, frente a Baja California (México), gracias al sistema de paracaídas desplegado para reducir la velocidad.

A continuación vamos a conocer un poco más de la misión, la cápsula y el cohete

La misión: Artemis I

La misión Artemis I fue diseñada para probar y validar los sistemas que se utilizarán para llevar a los astronautas a destinos en el espacio profundo como la Luna y Marte. La nave espacial Orion llevó a cabo una variedad de experimentos, incluyendo la prueba de su escudo térmico y su reacción a los impactos de micrometeoritos y escombros orbitales. La nave también probó sus sistemas de navegación y comunicación, que son esenciales para las misiones en el espacio profundo.

El vuelo Artemis 1 se comercializa con frecuencia como el comienzo del programa "Moon to Mars" de Artemis, aunque no existe una misión prevista para llevar a cabo un viaje tripulado en Marte en el futuro cercano. La próxima misión de la NASA en el programa Artemis es Artemis II, un vuelo tripulado alrededor de la Luna previsto para mayo de 2024. La misión Artemis III será un aterrizaje tripulado en la Luna en 2025.

La idea de desarrollar una nave espacial capaz de llevar a astronautas a destinos interestelares como la Luna y Marte surgió a principios de la década de 2000, cuando la NASA comenzó a trabajar en el programa Constellation. Orion fue diseñada para reemplazar al Tranbordador Espacial, que fue retirado de servicio en 2011 después de más de 30 años en activo.

Aunque el programa Constellation fue cancelado en 2010, la NASA continuó con el desarrollo de Orion y SLS para poder llevar a cabo misiones interestelares. El primer vuelo no tripulado de Orion tuvo lugar en una prueba inicial en el año 2014, y desde entonces la nave ha sido sometida a varios vuelos de prueba para prepararla para su primer vuelo tripulado. Pero esta es la primera vez que se prueba junto al cohete SLS: Sistema de Lanzamiento Espacial para llevar al Orión hasta el espacio.

No es para ir a Marte (todavía)

Aunque no existe un plan concreto para una misión tripulada a Marte dentro de la NASA. Desde el primer vuelo de prueba en 2014 se está hablando de la posibilidad de que Orión llevara humanos a Marte. Por aquel entonces la prueba consistía en dar la vuelta al mundo dos veces, alcanzar una altitud de casi 6.000 kilómetros y regresar entrando en la atmósfera a una velocidad de unos 30.000 km por hora probando el funcionamiento de su escudo térmico. En la prueba de 2022 fue mucho más allá, hasta orbitar la Luna, alejándose más que ninguna otra nave capaz de llevar personas, y regresar a una velocidad aún mayor.

Los nombres en Artemis I

Para aumentar la conciencia pública, la NASA creó un sitio web para que el público obtenga una tarjeta de embarque digital de la misión.

https://www.nasa.gov/envia-tu-nombre-con-artemis/

Los nombres recopilados se pusieron en una USB dentro de la nave espacial Orión. También a bordo de la cápsula se encuentra una copia digital de las 14000 entradas para el concurso de ensayos Moon Pod organizado por Future Engineers para la NASA.

Artemisa I es la primera prueba de vuelo integrada de los Sistemas de Exploración del Espacio Profundo de la NASA: la nave espacial Orión, el cohete del SLS, con los Sistemas Terrestres de Exploración recientemente actualizados en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida.

Esta misión certificó a Orión y al Sistema de Lanzamiento Espacial para los vuelos con tripulación a partir de Artemis 2. Después de esta misión Artemis 1, la siguiente misión, Artemis 2 realizará un sobrevuelo lunar tripulado. Y en 2025 Artemis 3 realizará un aterrizaje lunar tripulado, cinco décadas después de la última misión lunar Apolo 17.

La cápsula: Orión

La nave espacial Orion es una nave desarrollada por la NASA para llevar a astronautas a destinos interestelares como la Luna y Marte. Fue diseñada para ser utilizada en conjunto con el cohete Space Launch System (SLS) de la NASA.

Orion llevó a cabo una variedad de experimentos, incluida la prueba de su escudo térmico y su reacción a los impactos de micrometeoritos y escombros orbitales.

Esta nave espacial Orion también probó sus sistemas de navegación y comunicación, que son esenciales para las misiones en el espacio profundo.

Orión está diseñada para ser un vehículo espacial reutilizable. Es una nave desarrollada para llevar a astronautas a destinos interestelares como la Luna y Marte.

Por sus características, recuerdan a sus antesesoras, las cápsulas del programa Apollo en los años 60. Pero hay muchos cambios: Orion es capaz de transportar hasta cuatro astronautas, y tiene una cabina presurizada que puede acomodar hasta seis personas. También tiene un módulo de servicio que proporciona energía, propulsión y otros sistemas necesarios para la nave espacial. La nave espacial está propulsada por cuatro motores RS-25, que son los mismos motores utilizados en el transbordador espacial. Además, está equipada con un avanzado sistema de aviónica que le permite navegar de forma autónoma por el espacio.

Orion (formalmente Orion Multi-Purpose Crew Vehicle u Orion MPCV) consta de una cápsula Crew Module (CM) diseñada por Lockheed Martin y un Orion Service Module (ESM) construido por Airbus Defence and Space. Está equipado con paneles solares, un sistema de acoplamiento automático y una interfaz de cabina de vidrio inspirada en el Boeing 787 Dreamliner. Un solo motor AJ10 da la propulsión principal de la nave espacial, mientras que ocho motores R-4D-11 y seis módulos de motor del Sistema de control de reacción personalizados desarrollados por Airbus para darle la propulsión auxiliar de la nave espacial. Si bien es compatible con otros vehículos de lanzamiento, Orion está diseñado principalmente para ser lanzado en un cohete Space Launch System (SLS).

El cohete: SLS

La NASA ha estado trabajando durante décadas para desarrollar un sistema de lanzamiento de cohetes de carga pesada que pueda reemplazar al Transbordador Espacial. El Space Launch System (SLS) es el resultado de estos esfuerzos. El SLS es un sistema de lanzamiento de cohetes de última generación que promete ser más seguro, más eficiente y más capaz que el Transbordador Espacial. El SLS comenzó a desarrollarse en 2011 como parte de un programa de la NASA llamado Constellation. El objetivo del programa era desarrollar un sistema de lanzamiento de cohetes que pudiera llevar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional y a otros destinos espaciales. Desde entonces, el SLS ha pasado por varias iteraciones y mejoras, y ahora se espera que sea el sistema de lanzamiento de cohetes más avanzado jamás construido.

El SLS está diseñado para ser un sistema de lanzamiento de cohetes de tamaño completo, con una capacidad de carga útil desde 70 hasta 130 toneladas. Esto significa que el SLS puede llevar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional, así como a otros destinos espaciales quizás más lejanos.

Pero el SLS no es el único cohete capaz de propulsar una cápsula como Orión hasta la Luna. Es cierto que el SLS es el lanzador más poderoso que jamás haya volado una misión exitosa hasta 2022. Pero SpaceX está desarrollando un enorme vehículo nuevo llamado Starship, diseñado para llevar personas y carga a la Luna, Marte y otros destinos lejanos. Este retador podría llevar hasta 20 toneladas más que el SLS. La compañía se está preparando para el primer vuelo de prueba orbital de Starship que además se espera que sea 100% reutilizable.

Mientras otras agencias espaciales y empresas privadas hacen planes, el SLS ya superó su prueba inicial y planea crecer en tres grandes fases de capacidades cada vez más grandes: Block 1, la fase actual, y las siguientes: Block 1B y Block 2.

Fuentes:

DW

CGTN

AFP en Español

Space SPAN

El Tiempo

NASA

La República

Wikipedia

La Diaria

Wikiwand



https://youtu.be/z-KPwDfdkcE

Comentarios

Propinas Voluntarias

Un aporte que alcance para...

Archivo

Mostrar más

Entradas populares de este blog

Inteligencia Artificial que responde preguntas

Miss Universo 2023: fecha, hora y canal de TV del próximo certamen de belleza

Ver la película francesa El Odio “La Haine”