Grupo en Telegram

Conoce la historia detrás de OpenAI, el creador de ChatGPT y otros avances en IA

¿Quieres saber más sobre el creador de ChatGPT, OpenAI? Aquí te contamos la historia detrás de esta y otras importantes avances en inteligencia artificial.

Foto original de la entrevista a Sam Altman en WSJ



Altman es el CEO de OpenAI, una empresa de inteligencia artificial que se esfuerza por construir software capaz de reflejar plenamente la inteligencia y las capacidades humanas, lo que los investigadores de IA llaman "inteligencia general artificial". 

La historia de Sam Altman

Sam Altman creció en St. Louis, Missouri, rodeado de la tecnología. Desde muy joven, su madre, dermatóloga, le regaló su primer computador a los 8 años y él asistió a la escuela secundaria John Burroughs. Luego, estudió ciencias de la computación en la Universidad de Stanford hasta que la abandonó en 2005. Aunque parecía que su vida seguiría un camino tradicional, Altman tenía grandes planes.

En 2005, a los 19 años, cofundó y se convirtió en CEO de Loopt, una aplicación de redes sociales basada en la ubicación. Después de recaudar más de 30 millones de dólares en capital de riesgo, Loopt fracasó y fue adquirida por Green Dot Corporation por 43.4 millones de dólares. Pero esto no detuvo a Altman. En 2011, comenzó como socio a tiempo parcial en Y Combinator y en 2014 fue nombrado presidente por su cofundador, Paul Graham. Su primer lote de inversiones incluyó a Loopt. Altman también anunció su intención de expandir Y Combinator para financiar 1,000 nuevas empresas al año y ampliar el tipo de empresas financiadas, especialmente las de "tecnología dura".

Además de su trabajo en Y Combinator, Altman es inversor en muchas empresas, como Airbnb, Stripe, Reddit y Asana. También es el presidente del consejo de Helion y Oklo, dos empresas de energía nuclear, y el CEO de OpenAI, una empresa de investigación sin fines de lucro cuyo objetivo es avanzar en la inteligencia digital de manera que beneficie a la humanidad en su conjunto.

Altman co-fundó Worldcoin en 2020. Worldcoin tiene como objetivo dar su nueva moneda digital a cada ser humano en la Tierra de forma gratuita utilizando la reconocimiento de iris que preserva la privacidad para asegurar que sus usuarios no soliciten su parte gratuita más de una vez. Worldcoin se detuvo temporalmente en varios países después de que los contratistas locales se fueran o las regulaciones hicieran imposible hacer negocios.

Después de confundir Worldcoin, Sam Altman siguió dedicándose a la filantropía. Durante la pandemia de COVID-19, Altman ayudó a financiar y crear Project Covalence, que buscaba ayudar a los investigadores a lanzar rápidamente ensayos clínicos en colaboración con TrialSpark, una start-up de ensayos clínicos. 

Además, Altman es miembro del Consejo Asesor del Fondo de Investigación de Ebola y de la Iniciativa de Investigación de MERS. También es miembro del Consejo de Administración de la Fundación de Investigación de Malaria y del Comité Asesor de la Iniciativa de Investigación de Tuberculosis. Altman es un defensor apasionado de la investigación en enfermedades infecciosas y ha dicho que cree que es una de las áreas más importantes para la inversión filantrópica.

La historia de OpenAI


En diciembre de 2015 Sam Altman, Elon Musk y Greg Brockman anunciaron la creación de OpenAI y prometieron más de mil millones de dólares para el proyecto. La organización se estableció en San Francisco y se dedicó a colaborar con otras instituciones y investigadores compartiendo sus patentes e investigaciones de manera abierta al público.

En abril de 2016, OpenAI lanzó una beta pública de "OpenAI Gym", su plataforma para la investigación en aprendizaje por refuerzo. Y en diciembre de ese mismo año, lanzaron "Universe", una plataforma de software que permitía medir y entrenar la inteligencia general de una IA en una amplia variedad de juegos, sitios web y aplicaciones.

En 2018, Musk renunció a su cargo en el consejo de administración debido a un posible conflicto de intereses con el desarrollo de AI para coches autónomos de Tesla, pero siguió siendo donante. En 2019, OpenAI cambió su estructura de no lucrativa a "con tope" de lucro, con un tope de beneficio establecido en 100 veces cualquier inversión. La empresa distribuyó su capital entre sus empleados y se unió a Microsoft, que anunció un paquete de inversión de mil millones de dólares en la compañía. OpenAI también anunció su intención de licenciar comercialmente sus tecnologías.

En 2020, OpenAI presentó GPT-3, un modelo de lenguaje entrenado con trillones de palabras de Internet. También anunció que una API asociada, llamada simplemente "la API", sería el corazón de su primer producto comercial. GPT-3 se centra en la respuesta natural de preguntas en lenguaje, pero también puede traducir entre idiomas y generar texto coherente de manera improvisada.

En el año 2021, OpenAI presentó DALL-E, un modelo de aprendizaje profundo que podía generar imágenes digitales a partir de descripciones en lenguaje natural. 

Alrededor de diciembre de 2022, OpenAI recibió amplia cobertura de los medios de comunicación después de lanzar una vista previa gratuita de ChatGPT, su nuevo chatbot de IA basado en GPT-3.5. 

Según OpenAI, la "vista previa" de ChatGPT recibió más de un millón de inscripciones en los primeros cinco días. Según fuentes anónimas citadas por Reuters en diciembre de 2022, OpenAI estaba proyectando una facturación de 200 millones de dólares para 2023 y una facturación de 1 mil millones de dólares para 2024. 

A principios de 2023, estaba en conversaciones para obtener financiación que valoraría la empresa en 29 mil millones de dólares.


El cambio de negocio


Logo de OpenAI Jakub Porzycki/NurPhoto vía Getty
Seguro ya sabías que OpenAI, esa empresa de inteligencia artificial, está haciendo cosas increíbles últimamente. Bueno, todo el ruido comenzó cuando Altman, su CEO decidió que era hora de dejar atrás las raíces sin fines de lucro de la compañía y pasar a la acción en su búsqueda por conseguir la inteligencia general artificial.

Así que, como presidente del acelerador de start-ups Y Combinator, Altman creó un nuevo brazo de fines de lucro en OpenAI y se volvió más agresivo a la hora de recaudar fondos.

Y eso ha dado sus frutos, porque desde entonces OpenAI ha logrado atraer a socios de alto poder adquisitivo como Microsoft y ha creado productos que han fascinado a millones de usuarios de internet. Ahora están buscando obtener más dinero y están en conversaciones avanzadas sobre la venta de acciones de propiedad de los empleados y sobre un aumento de la inversión de Microsoft.

Pero lo más emocionante de todo es lo que OpenAI ha logrado en el campo de la inteligencia artificial. Han presentado proyectos como Dall-E 2, que te permite crear arte realista a partir de cadenas de texto como "una pintura al estilo de Andy Warhol de un conejo con gafas de sol", y ChatGPT, ese chatbot que te da respuestas divertidas e inteligentes a preguntas como "describe un debate entre dos estudiantes universitarios sobre el valor de una educación en artes liberales". ¡Es como si tuvieran superpoderes de IA!

Por supuesto, no todo ha sido perfecto para OpenAI. Algunos inversores e investigadores han expresado sus dudas sobre si Altman puede generar ingresos significativos a partir de la tecnología de OpenAI y alcanzar su objetivo de la inteligencia general artificial. También ha habido preocupaciones sobre la transparencia de la empresa y el enriquecimiento de los accionistas.

Pero a pesar de todo eso, OpenAI sigue adelante en su misión de lograr la inteligencia general artificial y hacer cosas increíbles en el mundo de la IA. ¡No podemos esperar para ver lo que vendrá a continuación!


La entrevista escrita

The Wall Street Journal publicó una entrevista escrita con Sam Altman que puedes leerla en inglés haciendo clic aquíEn esa entrevista, Altman habla sobre la historia detrás de OpenAI y sus avances en inteligencia artificial, así como sobre la estrategia de la empresa para recaudar fondos y sus planes futuros. También aborda algunas de las preocupaciones que han surgido en torno a la empresa, como la transparencia de su investigación y la enriquecimiento de los accionistas.Sam Altman fue el responsable de la recaudación de fondos que llevó a estos avances, pero aún hay escépticos. 

Altman decidió alejar el laboratorio de investigación de OpenAI de sus raíces sin fines de lucro y adoptar una nueva estrategia mientras trabajaba en el desarrollo de software capaz de reflejar plenamente la inteligencia y las capacidades humanas, lo que los investigadores de IA llaman "inteligencia general artificial". 

Altman, conocido por su papel cuando fue presidente del acelerador de start-ups Y Combinator, encabezaría la creación de un nuevo brazo de fines de lucro, creyendo que OpenAI debía convertirse en una empresa agresiva a la hora de recaudar fondos para cumplir con su misión fundacional.

Desde entonces, OpenAI ha atraído a socios de alto poder adquisitivo como Microsoft y ha creado productos que han atraído la atención de millones de usuarios de internet. Actualmente, está buscando obtener más financiamiento. Altman ha afirmado que las herramientas de la empresa podrían transformar la tecnología de la misma manera que lo hizo el smartphone y abordar desafíos científicos más amplios. "Aunque aún son muy embrionarias, a medida que se desarrollen, el impulso de creatividad y los nuevos superpoderes que obtendremos harán que ninguno de nosotros quiera volver atrás", dijo Altman en una entrevista.

Poco después de convertirse en CEO, Altman recibió $1 mil millones en financiamiento luego de demostrar un modelo de inteligencia artificial al CEO de Microsoft, Satya Nadella, en un viaje a Seattle. Este acuerdo fue un cambio significativo con respecto a los primeros días de OpenAI, cuando señaló que su objetivo era construir valor para todos en lugar de para los accionistas. El acuerdo con Microsoft proporcionó a OpenAI los recursos informáticos necesarios para entrenar y mejorar sus algoritmos de inteligencia artificial, lo que llevó a una serie de avances.

Entre estos avances se encuentran Dall-E 2, un proyecto presentado en público en septiembre que permitía a los usuarios crear arte realista a partir de cadenas de texto como "un cuadro al estilo de Andy Warhol de un conejo de orejas largas con gafas de sol", y ChatG PT, el chatbot que ofrece respuestas divertidas e inteligentes a solicitudes como "describe un debate entre dos estudiantes universitarios sobre el valor de una educación en artes liberales". En octubre, Microsoft anunció que integraría los modelos de OpenAI en la aplicación de búsqueda Bing y en un nuevo programa de diseño llamado Microsoft Design.

Actualmente, OpenAI está en conversaciones avanzadas sobre la venta de acciones de propiedad de los empleados, según personas familiarizadas con el asunto. En una oferta anterior, las acciones de OpenAI se valoraron en alrededor de $14 mil millones, y se han discutido precios más altos para la oferta actual. Además, Microsoft está en conversaciones avanzadas para aumentar su inversión en la empresa, según informa The Wall Street Journal.



Y la entrevista en video

Esta otra entrevista, que puedes ver más abajo, fue publicada en video en septiembre de 2022. 

Aquí Sam Altman, CEO de OpenAI, habló sobre las oportunidades de negocio que surgirán de la disponibilidad de APIs de modelos muy grandes. Altman cree que veremos una seria competencia para Google en el campo del búsqueda en los próximos años debido a la calidad de los modelos de lenguaje. 

Además, Altman menciona la posibilidad de ver surgir empresas de chatbots y servicios médicos y educativos a través de interfaces de chatbot, así como la aparición de agentes que pueden utilizar ordenadores para realizar tareas a través de una interfaz de lenguaje natural. 

Altman también destaca la importancia de las capas intermedias de startups que tomarán modelos muy grandes existentes y los afinarán para crear versiones únicas que pueden utilizar ellos mismos o compartir con otros. Altman cree que estas empresas crearán mucho valor duradero debido a que tendrán una rueda de datos única que mejorará con el tiempo. 

En cuanto a qué empresas serán las más sorprendentes, Altman menciona la posibilidad de ver aplicaciones de Inteligencia Artificial en el campo de la moda y la decoración del hogar.

Sobre las "moonshots" o objetivos ambiciosos en el campo de la IA en los próximos años, Sam Altman, CEO de OpenAI, menciona la posibilidad de ver avances en modelos de lenguaje, modelos multimodales que puedan trabajar con múltiples modalidades y modelos que puedan aprender continuamente. 

Altman también cree que habrá avances en la generación de nuevos conocimientos y sistemas que puedan ayudar a avanzar a la humanidad. Sin embargo, Altman también menciona la importancia de tener una perspectiva crítica y no caer en la trampa de considerar que todo puede mejorarse con IA. Sugiere prestar atención a las áreas en las que se puede predecir con confianza el comportamiento de la IA y dejar espacio para sorpresas imprevistas. 

En cuanto a las áreas que actualmente están siendo mencionadas con poca precisión, Altman menciona el uso de IA en la fusión y cómo, hasta el momento, los esfuerzos en este campo han sido menos efectivos que el trabajo de físicos altamente calificados.

En lo que respecta a cómo interactuarán los usuarios con los modelos de IA en cinco años, Sam Altman, CEO de OpenAI, cree que la interfaz fundamental será el lenguaje natural, ya sea a través del texto o la voz dependiendo del contexto. Altman también menciona la importancia de la calidad de las ideas y la comprensión de lo que se quiere, y cómo los artistas y otros con habilidades especiales aún tendrán ventaja en ciertas áreas. 

Altman define la Inteligencia General Artificial (AGI, por sus siglas en inglés) como equivalente a un trabajador remoto medio que puede realizar cualquier tarea que se le pida a través de un ordenador, incluyendo aprender a ser médico o programador. Altman también menciona la importancia de tener una meta habilidad de aprender a entender cosas y ser capaz de adquirir cualquier habilidad necesaria. 

Sobre los problemas sociales que surgirán en los próximos 20 a 30 años a medida que la IA siga creciendo, Altman menciona los impactos económicos y cómo es importante que los gobiernos y empresas trabajen en conjunto para garantizar una distribución equitativa de la riqueza generada por la IA. 

También menciona la importancia de abordar la seguridad cibernética y la privacidad, así como la necesidad de avanzar en la ética y la transparencia de la IA.

Esta es la entrevista:




¿Qué seguirá para OpenAI?

A pesar del progreso reciente, algunos inversores e investigadores han expresado su escepticismo sobre si Altman puede generar ingresos significativos a partir de la tecnología de OpenAI y alcanzar su objetivo declarado de lograr una inteligencia general artificial. Además, Altman ha enfrentado preocupaciones más amplias por parte de la comunidad de IA por haber alejado a la empresa de su compromiso de hacer su investigación transparente y evitar enriquecer a los accionistas. En su lugar, OpenAI se ha vuelto más cerrada con el tiempo, según han señalado los investigadores. Sin embargo, una portavoz de OpenAI afirma que la empresa ha puesto su tecnología a disposición de varias maneras, incluyendo mediante el código abierto de ciertos modelos de IA.






Comentarios

Propinas Voluntarias

Un aporte que alcance para...

Archivo

Mostrar más

Entradas populares de este blog

Inteligencia Artificial que responde preguntas

Miss Universo 2023: fecha, hora y canal de TV del próximo certamen de belleza

Ver la película francesa El Odio “La Haine”